JUEGO Y UNIVERSO MENTAL DE LAS NIÑAS (III): AUTONOMÍA Y DEPENDENCIA

Jugar es un derecho de la infancia y los adultos hemos de velar por su cumplimiento en todos y cada uno de los niños y niñas. (Asamblea General de las Naciones Unidas)

Bullying entre niñas

¿Han dejado de jugar las niñas en la actualidad? No. El juego continúa siendo un placentero entrenamiento para la vida más comprometida del adulto, que las niñas de hoy encaran sin tener mucha conciencia de ello, tal como pasaban tradicionalmente. ¿Siguen jugando tal como lo habían hecho durante siglos? Tampoco. Se preparan para sobrevivir en un mundo competitivo, donde la tecnología de las comunicaciones se ofrece como el ámbito que las rodea, que deben conocer y en lo posible controlar.

Tener muñecas, vestirlas, mostrarlas a otras niñas, involucrarlas en situaciones imaginarias, era uno de los entretenimientos favoritos de las niñas en el pasado. Ellas se convertían en sus madres o hermanas, durante la interacción con otras niñas, que eran parte de su familia o su vecindad en el mundo real. Esas muñecas (y en menor medida, los muñecos de aspecto masculino pero sin genitales) representaban a niños de corta edad, para facilitar las ficciones maternales. Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en Abuso infantil, Bullying, Ensayos de la vida adulta, Juegos infantiles | Etiquetado , , | Deja un comentario

LOS JUEGOS Y EL UNIVERSO MENTAL DE LAS NIÑAS (II): CORRE QUE TE ATRAPO

Kate Greenaway: Ronda infantil

La hipótesis de una relación inversa entre juego y rito es en realidad menos arbitraria de lo que podría parecer a primera vista. (…) Los estudiosos saben que las esferas del juego y de lo sagrado están estrechamente ligadas. Numerosas (…) investigaciones muestran que el origen de la mayoría de los juegos que conocemos se halla en antiguas ceremonias sagradas, en danzas, luchas rituales y prácticas adivinatorias. Así, en el juego de la pelota podemos discernir las huellas de la representación ritual de un mito en el cual los dioses luchaban por la posesión del sol; la ronda era un antiguo rito matrimonial; los juegos de azar derivan de prácticas adivinatorias; el trompo y el damero eran instrumentos adivinatorios. (Giorgio Agamben: Infancia e Historia)

La captura y el establecimiento de parejas heterosexuales, era el tema recurrente de las rondas infantiles y las preocupaciones de los adultos que alguna vez habían participado en el juego. No estaba mal que la gente se sintiera atraída sexualmente por sus congéneres, porque eso aseguraba la perpetuación de la especie humana, pero gran parte de esas atracciones entraban en conflicto con la moral, las leyes y la religión, por lo que se debía regularlas y estabilizarlas. Algunas veces el tema del cortejo se delataba en las letras de las canciones, otras en la gestualidad. Seguir leyendo

Publicado en Educación infantil, Ensayos de la vida adulta | Etiquetado | Deja un comentario

NIÑOS DEL SIGO XVI (III): IMÁGENES SEDUCTORAS DE LA INFANCIA

Abandono de niños en conventos

En 1598, un médico y militar español, preocupado por el estado de la sociedad de su época, mientras se dedicaba a atender a pobres y mendigos en los albergues creados por él mismo, publicó un ensayo donde se dedica a diferenciar a quienes efectivamente merecían ser socorridos, en oposición a los farsantes que explotaban la generosidad de sus contemporáneos. Los niños eran algunos de esos desamparados, en ocasiones lesionados por sus propios padres, para utilizarlos en la mendicidad. A ellos correspondía ponerlos a trabajar desde muy temprana edad, para que aprendieran a mantenerse solos, en lugar de imitar el comportamiento de los adultos que los utilizaban.

A partir de los siete años, los niños se supone que deben comportarse como adultos, dejando de ser solo “consumidores”, para convertirse en “contribuidores”. (…) Los niños llegan a ser económicamente productivos a la edad de siete años. (Cristóbal Pérez de Herrera: Discurso del amparo de los legítimos pobres)

Seguir leyendo

Publicado en Educación represiva, Movimientos antiautoritarios | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

NIÑOS DEL SIGLO XVI (II): VERDUGOS Y VÍCTIMAS

Pieter Brueghel el Viejo: Juego de niños (detalle)

Hasta no hace mucho, castigar a los niños por sus travesuras o tan solo porque no satisfacían las elevadas expectativas de los adultos, no estaba mal visto por la sociedad; más bien era parte de las obligaciones ineludibles de los padres y maestros, que de ese modo, incluso contra sus deseos, debían impartir castigos de manera periódica (podría decirse, rutinaria) para mantener su autoridad, mientras enseñaban a los niños a controlar los impulsos perversos, sin duda propios de su naturaleza, pero no por ello disculpables, con el objeto de encaminarlos por lo que se consideraba la buena senda.

La posibilidad de reír y jugar de los adultos, pero también de los niños, era vista como un riesgo excesivo para quienes se dedicaban a difundir la verdadera Fe y luchaban por evitar cualquier intento de marginarse de ella. El ocio el padre de todos los vicios. La obligación de mantener a la gente ocupada, ya fuera trabajando o rezando, era resistida por sus víctimas.

Seguir leyendo

Publicado en Educación represiva, Humillaciones en la escuela, Niños abandonados, Niños en el bosque | Etiquetado , , , | Deja un comentario

DEMANDAS INFANTILES: REIVINDICACIONES Y PREBENDAS

Los derechos humanos son sus derechos. Tómenlos. Defiéndanlos. Promuévanlos. Entiéndanlos e insistan en ellos. Nútranlos y enriquézcanlos… Denle vida. (Kofi Annan)

Kofi Annan

Kofi Annan

Las obligaciones se enseñan y se aprenden a lo largo de toda la vida, pero sobre todo durante la infancia. Sobran los instructores deseosos de asumir ese rol paralelo al de vigilantes y modelos, que observan el comportamiento de quienes deberían obedecerlos sin chistar. Los niños tienen que memorizar una larga serie de prohibiciones (eso no quiere decir que las acepten y adopten sin resistencia) solo porque provienen de los adultos que se presentan a si mismos como los más autorizados para imponerlas: no le abras la puerta a extraños, no hables con la boca llena, lávate detrás de las orejas, haz la tarea de mañana, cállate cuando están hablando los mayores, no salgas a la calle sin pedir permiso, no te juntes con fulano o mengano, aunque digan que son tus amigos, etc. Seguir leyendo

Publicado en Abuso infantil, Aprendizaje infantil, Educación represiva, Modelos de comportamiento infantil | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

NIÑOS DEL SIGLO XX (II): PATRIOTAS Y CARNE DE CAÑÓN

Rendición de niños soldados alemanes

Rendición de niños soldados alemanes

No enseñaría a los niños entrenamiento militar, tal como tampoco les enseñaría a incendiar, robar o asesinar. (Eugene Debs)

Las opiniones de un candidato socialista a la Presidencia de los EEUU, a comienzos del siglo XX, pueden tener un valor testimonial que no coincide con la mentalidad dominante en su época, ni en la actual. Ha sido más frecuente que los padres preocupados por disciplinar a sus hijos tomen la decisión opuesta, educarlos para la guerra, porque la sociedad civil se presenta como un ámbito violento, polarizado, anárquico, que rechaza cualquier intento de imponerle un orden. Por eso, a los niños díscolos se los envía a colegios religiosos, o mejor aún, militarizados, donde junto con la disciplina estricta que desean legarle sus padres, se los acostumbra a utilizar todo tipo de armas, con lo que en épocas de enfrentamientos bélicos, los estudiantes pasan a ser la joven reserva del ejército. Seguir leyendo

Publicado en Anarquismo y educación, Educación represiva, Fe y fanatismo, Niños de la Segunda Guerra Mundial | Etiquetado , , | Deja un comentario

NIÑOS EN TRATO CON EL DEMONIO

Niños en Halloween

Niños en Halloween

En la noche de Halloween, los niños de muchos países se disfrazan de personajes horribles (zombis, monstruos, demonios) y salen en grupos a la calle, ese territorio en el que ya no se atreven a jugar, porque se ha revelado peligroso para ellos desde hace un tiempo. Durante Halloween, los niños tocan las puertas de los vecinos y exigen que se les entregue golosinas para irse a otra parte. Solo se trata de un juego consentido. Ni ellos van a causar ningún daño a quienes se niegan a complacerlos, ni los van a acusar de ser lo que simulan. El juego, puesto que no cabe entenderlo de otro modo, solo puede ser tomado como una diversión que nadie toma en serio. Los disfraces desaparecen del vestuario de los niños un par de horas más tarde, tal como desaparecen los gestos amenazantes. Pasado Haloween, la calle volverá a ser un sitio que temen frecuentar. Seguir leyendo

Publicado en Asesinatos rituales, Bullying, Temor a los niños | Etiquetado , , , | Deja un comentario