NIÑOS MANIPULABLES: AYER Y HOY

Alcázar de Segovia: Enrique III

En 1391, Enrique III subió al trono de Castilla, tras la muerte de su padre Juan I, como consecuencia de un accidente, cuando apenas tenía once años. Leonora de Aragón, la reina madre, era quien gobernaba efectivamente, guiada por Fernán Martínez, su confesor y representante del Obispo de Sevilla. Martínez incitó a destruir las sinagogas y terminar con los judíos que habían convivido durante siglos con la comunidad cristiana e islámica. Cuatro mil judíos fueron muertos y otros vendidos como esclavos a los árabes. El resto fue bautizado, cuando no inducidos al suicidio. Cuando Enrique III asumió efectivamente el poder, a los trece años, moderó los abusos cometidos mientras duraba la regencia.

Sergei Eisenstein: Ivan Grozni

El Zar de Rusia Iván IV Vasilievich, más conocido como Iván el Terrible, fue coronado en 1533, a los tres años de edad, como Gran Príncipe de Moscú, después de la muerte de su padre. La madre fue quien se encargó de la administración del reino, pero solo por cinco años, porque también murió, envenenada por los nobles que se disputaban el poder. El filme de Sergei Eisenstein evoca sumariamente esa etapa traumática de formación  del futuro monarca, famoso por su crueldad, que creció encerrado en su palacio y humillado por sus enemigos. A los trece años, a pesar de los trastornos mentales que mostraba desde la infancia, logró reunir a sus partidarios y arrojó a uno de sus rivales a los perros, que le dieron muerte.

Esas imágenes coloridas y atroces que provienen de los grupos dirigentes de la Edad Media, revelan una cultura en la que los niños son manipulados sin el menor escrúpulo, por aquellos adultos que detentan el poder. Hay que abusar de los niños mientras se pueda, Cuando las víctimas crecen, informan las historias de Enrique III e Iván IV, se rebelan contra aquellos que los utilizaban. ¿Se han morigerado esos abusos en la modernidad? La Asamblea General de las Naciones Unidas ha proclamado en 1959 los Derechos del Niño, que fueron suscriptos por la mayoría de naciones de existentes. ¿Gozan por eso los niños de una situación más considerada?

Principio 2. El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ellos por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y norma, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño. (Naciones Unidas: Derechos del Niño)

No cuesta mucho descubrir los signos de la manipulación ejercida sobre los niños en la actualidad. Los padres que se separan o divorcian, utilizan con frecuencia a los hijos para presionar o castigar al cónyuge que tomó la iniciativa. La Organización Mundial de la Salud ha definido el Síndrome de Alienación Parental, que caracteriza a los niños apartados de uno de sus padres por el otro, que se encarga de fomentar el rechazo, incluso en contra de las decisiones de la Justicia. Dos adultos que estuvieron ligados por un lazo que se ha roto, continúan peleando entre ellos y utilizan a sus hijos como munición, en lugar de preservarlos de un conflicto que de todos modos los afecta.

El joven Paul Schaffer, que creció durante el régimen nazi que se impuso democráticamente en Alemania a partir de 1932, formó parte de las Juventudes Hitlerianas y participó como soldado en la Segunda Guerra Mundial. Tras la derrota, al amparo de la iglesia Bautista, organizó una institución que se dedicaba a recoger adolescentes que habían quedado huérfanos durante la contienda. Tal vez sus intenciones no fueran tan honorables como anunciaba, porque la Justicia alemana lo acusó de abusos contra quienes hubiera debido proteger. Schaffer y sus seguidores abandonaron Europa, se establecieron en el sur de Chile, donde nadie sospechaba de sus planteos benéficos. Establecieron la Colonia Dignidad, un enclave religioso en el que se cultivaba la tierra, se separaba rígidamente a los colonos por género, se ayudaba a la comunidad con un hospital gratuito donde las madres campesinas que no podían atender a sus hijos, eran invitadas a dejarlos en adopción, a quienes les cambiaban de nombre, los incorporaban al rígido sistema de servicio laboral (trabajo esclavo) y sexual presidido por Schaffer. Aunque los abusos fueron denunciados a los pocos años de establecida la Colonia, el régimen subsistió cuatro décadas, amparado por la complicidad y el chantaje que comprometía a personeros del gobierno, la Justicia y los medios de comunicación. Para la opinión dominante, no había niños víctimas, sino el paradigma de un sistema benéfico digno de ser imitado.

Grupo Menudo

Los niños pueden ser explotados hoy de las formas más variadas y a la vista de todo el mundo. El productor puertorriqueño Edgardo Díaz reunió un grupo musical de jóvenes al que denominó Menudo. A medida que los integrantes crecían y superaban los dieciséis años, los reemplazaba por otros más jóvenes (28 en total, durante la primera época de la agrupación). El éxito los acompañó. Grabaron discos de los que se vendieron millares de copias, realizaron conciertos multitudinarios, filmaron películas, hicieron innumerables presentación en la televisión de distintos países de la región. Periódicamente, los adolescentes eran renovados a medida que cumplían quince años. Algunos continuaban activos en el ambiente musical. Otros eran olvidados. Varios años debieron pasar para que se acumularan acusaciones de irregularidades financieras, confesiones de consumo de drogas y abusos sexuales sufridos por los jóvenes, que terminaron por arruinar la imagen de inocencia y alegría que tan atractiva había resultado para la audiencia latinoamericana.

Punky Brewster

Una imagen persistente de los medios masivos, que no suele ser resistida por casi nadie entre los consumidores de esos mensajes, es aquella que muestra a menores de edad incapaces de discernir el peligro de sus actos, que los exponen demasiado a ellos mismos (es el caso del erotismo adolescente de Menudo), pero también que ponen en riesgo la vida de los adultos y la suya propia, dada su inevitable torpeza (le sucedía a los protagonistas de la serie de cortometrajes Our Gang, y en las más recientes series televisivas Punky Brewster y Full House). Esos niños generan la risa compasiva y un claro sentimiento de superioridad de parte de los espectadores que los superan en edad y capacidad para entender el mundo.

Our Gang

¿Por qué son tan incapaces de utilizar su inteligencia estos niños? ¿Por qué se dejan explotar sin la menor resistencia de su parte? ¿Por qué no aprenden nada que los aparte de la ignorancia en la que se encuentran sumidos? Los utilizan para satisfacer una demanda de diversión que fue definida y producida para el disfrute de los adultos.

Ellos prefieren recibir de los medios esa imagen consoladora de unos jóvenes que no cuesta controlar, que no atinan a nada si no disponen de un adulto que les diga qué hacer. Pero al mismo tiempo, esa es la imagen que se devuelve a los jóvenes espectadores, con el objeto de que se reconozcan y comporten tal como los personajes ficticios. A pesar de su encanto, no pueden valérselas solos. Ellos dependen de los adultos, que pasando por alto sus carencias, tienen la sensatez y la experiencia que a los jóvenes parecen resbalarle. En los cuentos de hadas tradicionales, los niños eran víctimas de adultos horribles (padres que los abandonan y ogros que amenazan con devorarlos. no difieren demasiado), razón por la cual oír o leer un cuento infantil significaba entrenarse para las circunstancias nada amables del mundo real, con la esperanza de superar ese obstáculo.

En los medios masivos de la actualidad, la imagen de los adultos manipuladores de la infancia se ha limpiado más de la cuenta, o la imagen de los niños se ha vuelto tan falta de criterio, tan indigna de respeto, que invita a bajar las defensas y aceptar el maltrato que venga, con una resignación que antes no se daba.

Acerca de oscar garaycochea

Dramaturgo, guionista de cine, libretista de TV, docente especializado en dramaturgia audiovisual, blogger empecinado en aprovechar lo que le queda de vida en comunicarse.
Esta entrada fue publicada en Explotación infantil, Niños en la Historia y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s