NIÑOS EXPÓSITOS

Casa Cuna (Buenos Aires)

En la actualidad, muchos niños nacen fuera de la relativa protección que les brinda una familia nuclear. Parte de las críticas que se realizan a la modernidad, van dirigidas a esos hogares que se consideran inestables e incompletos. Allí nacen hijos de madres solteras, fruto de uniones casuales o parejas no legalizadas. Sin embargo, no se trata de un fenómeno exclusivo de tiempos en los que muchas instituciones ayer tan respetada, se han  relajado más de lo conveniente. La sociedad tradicional, desde tiempos remotos, tomaba en cuenta la existencia de niños que iban a crecer fuera de una familia, por haber sido abandonados por aquellos que los traían al mundo, pero no por ello se preocupaba de protegerlos.

A comienzos de nuestra era, Hilarión, un próspero ciudadano romano de Oxyrynchos, que estaba viviendo en Alejandría, escribió a su esposa Alis, por entonces embarazada, una carta que nos ha llegado: “Si, como puede suceder, das a luz un hijo, si es varón consérvalo; si es mujer, abandónala”. Una medida tan drástica como el infanticidio, permitía el control de la población. Las niñas, tal como sucede en China veinte siglos después, eran consideradas una pesada carga para las familias, que una vez invertidos los recursos necesarios para criarlas y educarlas, las veían casarse y pasar a servir a otra familia.

Los hijos indeseados, una vez nacidos eran abandonados en el bosque o arrojados a pozos donde no habrían de sobrevivir. En los países de habla española se los denominaba expósitos (ese era también el apellido que recibían y los acompañaba como una marca indeleble durante el resto de su vida), por haber quedado expuestos en las calles, donde abundaban perros y cerdos sueltos que podían terminar con ellos, en cementerios y fuentes. El abandono no pasaba de ser una alternativa al asesinato de quienes se consideraban inaceptables. Muchos eran dejados en las puertas de conventos o templos, probablemente en la confianza de que la religión les daría amparo.

El aborto y el infanticidio, entendidas como formas crueles de control de la natalidad, no son experiencias exclusivas de la modernidad. Durante el siglo XII, el Papa Inocencio III estableció en Roma un asilo para los niños que fueron abandonados, considerando que muchos eran arrojados por sus padres al río Tiber. Se decidió instalarlos en el Hospital del Espíritu Santo un sitio insalubre, en el que se esperaba que cupieran 600. El lugar resultaba tan poco adecuado, que muy pocos sobrevivían.

La noche del día 26 de Junio de 1764, como a las 12, llegó un embozado a la puerta de cuna a dejar esta niño y dijo estas palabras: ahí queda esa niña, muy malica [enferma] viene, por amor de Dios que se le eche agua [bendita], y presto se le echó agua y murió. (Libro de Asiento de expósitos de Úveda)

En España, desde el Medioevo, se calcula que la mortalidad de niños debió oscilar entre una cuarta parte y un tercio de los nacidos. Un porcentaje alarmante, a pesar de que no existe demasiada documentación al respecto. Después de todo, ¿por qué dejar constancia de un asunto que por un motivo u otro avergonzaba a la sociedad?

Inclusa (torno para dejar niños en conventos)

Algunas órdenes religiosas se encargaban de recibir niños abandonados en instituciones que se denominaban Hospitales. De acuerdo a los informes de quienes se ocupaban de administrar esos sitios, la atención que se les brindaba no era la mejor (entre otros motivos, por la escasez de recursos financieros). El expósito no se encontraba a salvo cuando era recogido por alguna cofradía dirigida por miembros de la nobleza y relacionada con la iglesia católica, como demuestran las cifras de defunciones, superiores a las ya muy elevadas que prevalecían en el resto de la sociedad.

En 1779, en Buenos Aires, por entonces nueva capital del Virreinato del Río de la Plata, el Virrey Vértiz, que había sido Juez de Menores, fue abierta la Casa de Niños Expósitos, una institución que tenía precedentes en otros asilos de Madrid y Lima. Para solventar el financiamiento de la Casa, que se instaló en un edificio previamente ocupado por los jesuitas, se organizó un precario sistema que combinaba las ganancias de la Real Imprenta de Niños Expósitos, la venta de autorizaciones para comer carne durante la Cuaresma y la realización de funciones teatrales de La Ranchería, a beneficio. Un torno de madera permitía depositar al niño recién nacido desde la calle, para hacerlo girar y dejar al niño dentro, sin delatar a quien lo dejaba. En una década, el refugio de Buenos Aires acogió a más de dos mil niños.

¿Cambió la situación de abandono de la infancia, después de ocurrida la Independencia de las antiguas colonias españolas en América y abolida la esclavitud, de acuerdo a los principios de la igualdad de todos los ciudadanos, proclamados por la Revolución Francesa?

Repetidas veces se oye decir que aparecen en el fondo de las quebradas miembros despedazados de niños que han sido arrojados a ellas por el crimen o la miseria de sus padres, que no tienen cómo alimentarlos. Estas proles desgraciadas nacen para hacer alimento de los perros o cerdos. (Archivo del Cabildo de Valparaíso, 1843)

Se estima que en la actualidad, en China habría 50.000 niños no queridos (sobre todo mujeres), creciendo en orfanatos. Para otras fuentes, no pasarían de 20.000, mientras que de acuerdo a otras serían 100.000. Estas cifras son discutidas; se sospecha que la realidad es aún más desalentadora.

Orfanato español años ´30

Después de la caída de la Unión Soviética, Rusia ha reconocido que tiene más de 150.000 niños y adolescentes que viven en instituciones estatales y 600.000 que carecen de cuidados familiares. En un país tan pequeño como Haití, se ha reconocido la existencia de 200.000 huérfanos, mientras que en México serían más de 10.000 y en Guatemala el doble. En la India, se estima la existencia de 25.000.000 huérfanos recogidos por instituciones que resultan insuficientes para acogerlos.

Anuncios

Acerca de oscar garaycochea

Dramaturgo, guionista de cine, libretista de TV, docente especializado en dramaturgia audiovisual, blogger empecinado en aprovechar lo que le queda de vida en comunicarse.
Esta entrada fue publicada en Estímulo de la orfandad, Explotación infantil, Infanticidio, Niños abandonados y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a NIÑOS EXPÓSITOS

  1. QUE EPOCAS DOLOROSAS ,LOS NIÑOS OLVIDADOS .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s