DEL ESPÍRITU NAVIDEÑO Y OTRAS ILUSIONES BIENVENIDAS

 

Ya no soy como antes. Gracias a este encuentro [con la serie de fantasmas que lo obligan a recapitular el rumbo de su vida] ya no seré el mismo de antes. (…) Haré honor a la Navidad en mi corazón y procuraré mantener su espíritu a lo largo de todo el año. (Charles Dickens: Cuento de Navidad)

Scrooge y el fantasma de Marley

Scrooge y el fantasma de Marley

Ebenezer Scrooge, un usurero de la era victoriana, se conmueve ante la visita de tres fantasmas que le muestran durante la Nochebuena solitaria su pasado, su presente y el futuro que le corresponden, a medida que se desarrolla la trama del Cuento de Navidad de Charles Dickens. La experiencia podría ser aterradora, pero lo transforma. Decide reconciliarse con su sobrino y aumentar el sueldo de hambre que le paga a su empleado. Scrooge queda invadido, transformado por el espíritu navideño y efectúa (sin que lo fuercen) un cambio duradero en su vida.

Navidad inglesa siglo XIX

Navidad inglesa siglo XIX

La popularidad que alcanzó el relato de Dickens, impreso innumerables veces, adaptado al cine, la radio y la televisión, convertido en argumento de ballet, indica que se ha convertido en un mito perdurable, no solo impuesto, sino también aceptado: la Navidad es época de recapitulación, de enmienda, de regalos. La Gracia de Dios que manda a su Hijo al mundo, para redimir a la humanidad de sus renovadas faltas, de acuerdo a la visión del cristianismo, reclama la gracia (gratuidad, buena voluntad) de los humanos entre ellos.

En todas las culturas suele haber momentos privilegiados, nunca demasiados, ni tampoco prolongados, en los que se quiebra la rutina de la gente y todos se dedican a celebrar alguna circunstancia capaz de reunirlos. Cuando esos momentos pasan, resulta previsible que la vida vuelva a ser como de costumbre. Pueden ser festividades en las que se levantan las prohibiciones habituales y se impone el desenfreno, como era en la Antigüedad (es todavía) el Carnaval de Río de Janeiro, Venecia o Gualeguaychú. Pueden ser épocas de tregua de las confrontaciones y reconciliación entre los enemigos, como se da en el Jubileo de los israelitas o la Navidad de los cristianos. En diferentes sociedades se advierte la necesidad programar (en otras palabras, controlar) incluso las excepciones a las normas de convivencia habituales, como escape a los conflictos no resueltos que esas normas provocan.

Papa Francisco entregando regalos de Navidad.

Papa Francisco entregando regalos de Navidad

Diez días antes de la Navidad de 2013, el Papa Francisco entregó regalos a dos mil pobres de Roma: tarjetas que permiten hacer llamadas telefónicas y boletos para utilizar el transporte público de la ciudad. Se trata de presentes humildes, que sorprenden a quienes los reciben, no los obliga a responder con algo similar y tampoco prometen cambiar definitivamente sus vidas. Confirman una tradición del cristianismo, que de acuerdo a los críticos, hace tiempo fue usurpada por las estrategias de marketing.

¿Cómo llegaron a asociarse dos circunstancias tan disímiles como el nacimiento del fundador de una de las grandes religiones y la costumbre de efectuar regalos, es una de esas conexiones imprevisibles que se dan en la Historia de la Cultura.

Thomas Couture: Saturnalia

Thomas Couture: Saturnalia

Las saturnalias romanas, fueron establecidas en el siglo III antes de nuestra era. Se celebraban entre el 17 y el 23 de diciembre de cada año. Durante una semana se veneraba a Saturno, dios de la agricultura, y para ello se decoraban las casas con guirnaldas vegetales y velas encendidas, se organizaban banquetes e intercambiaban regalos. En el caso de los esclavos, se les otorgaba tiempo libre y comida extra. En algunas ocasiones, se llegaban a trocar los roles de amos y esclavos durante la semana que duraba la fiesta. Fiesta licenciosa, en la que se traspaban todas las barreras, a pesar de lo cual se retornaba al orden establecido, prometiendo regresar (magro consuelo) un año más tarde.

Pesebre navideño

Pesebre navideño

Cuando el cristianismo se impuso como religión oficial del Imperio Romano, en el siglo IV de nuestra era, se decidió hacer que las saturnales, tan populares que no siempre la gente aceptaba que se redujeran a tan solo cinco días, coincidieran nada menos que con la fecha del nacimiento de Jesús de Nazaret, un acontecimiento que hasta entonces la tradición, puesto que no el rigor histórico, había situado en marzo.

La circulación navideña de regalos fue una costumbre que se mantuvo durante el Medioevo cristiano, generalmente como parte de los tributos que estaba forzado a pagar el pueblo a los señores feudales que hubieran debido protegerlos, pero que con mayor frecuencia los oprimían. Esos presentes no adquirieron las características de rito informal, generalizado, que comprometía en forma transversal, obligatorio solo por el peso de la opinióndel grupo de familiares o amigos que tienen hoy, hasta bien la llegada de la Revolución Industrial del siglo XIX.

El intercambio de tarjetas postales portadoras de buenos deseos, que luego se exhibían como decoración de los hogares, proviene de esa época. La tarjeta es un regalo barato que podía ser producido en serie. Permanece vigente y a la vez se ha adaptado a las nuevas posibilidades de la tecnología de las comunicaciones.

Gift cards

Gift cards

Ahora los saludos se difunden a través de Internet y son vistos en una pantalla plana, a través de imágenes en movimiento, vívidos colores y música apropiada o toman la forma de gift cards, vales que el receptor puede canjear en ciertas tiendas por un regalo a su gusto, dentro de los límites de la cantidad que ha establecido el emisor.

[Las gift cards] pueden ser bien recibidas por los más jóvenes o las personas de menores ingresos, a quien les gusta la idea de elegir ellos mismos las cosas. Pero en general, la gente prefiere un regalo que el otro haya pensado y en el que haya puesto algún esfuerzo. (Karen Pine)

Responsabilizar de la selección del regalo a quien lo va a recibir, indica una escasa participación emocional de aquel que lo entrega. Sin duda, cumple con la obligación de dar, invierte dinero en ello, pero no su tiempo, ni parece conocer demasiado al destinatario. En el caso de los niños, es exponerlos a que desperdicien el regalo, dejándose guiar por los mensajes de la publicidad ofrecidos por la televisión y el diálogo con sus pares.

Comida navideña en familia

Comida navideña en familia

Si hay que regalar, de acuerdo a la sociedad consumista, aprovechando una circunstancia tan relevante como el nacimiento de Jesús de Nazaret, habría que seleccionar productos novedosos, que se encuentran de moda y resultan deseables. Paralelamente, se espera de los amigos y parientes que manden regalos que satisfagan criterios similares. En el caso de los niños, ellos son receptores de regalos, que apenas aprenden a escribir expresan sus expectativas mediante cartas dirigidas a Santa Claus o los Reyes Magos, y mucho antes se han demostrado expertos en las peticiones verbales a sus parientes; sin embargo, ellos rara vez se presentan como dadores de regalos.

sello postal finlandiaLos niños celebran más que nadie la llegada de la Navidad, que incluye vacaciones escolares y las fiestas de la Navidad parecen organizadas en la actualidad para alentar las expectativas infantiles. A los niños les urge ser complacidos de inmediato y recibir los regalos de no importa quién, comenzando por familiares a los que se encuentran atados por lazos contradictorios, de afecto y resentimiento. La publicidad se encarga de despertar esas expectativas y convencerlos de que ellos tienen derecho a exigir dádivas, solo por ser niños. Si no se los satisface de inmediato, el descontento no tardará en manifestarse durante las más variadas circunstancias de la vida cotidiana, y entonces los adultos descubrirán que no es fácil controlarlos.

Navidad se presenta como una época de tregua y confirmación de lazos de colaboración no conflictiva, en la que se anuncia puede suceder aquello que resulta inconcebible en otros momentos. La iconografía cristiana sume a todo el mundo (poco importa si creyente o no) en una atmósfera exótica y seductora que se vuelve difícil rechazar.

Amahl y lo visitantes nocturnos (1958)

Amahl y lo visitantes nocturnos (1958)

En 1951 se estrenó Amhal y los visitantes, una ópera escrita por Giancarlo Menotti para la televisión norteamericana, donde un niño cojo y su madre que viven en Belén y asisten desde su precaria situación al desarrollo de los hechos narrados por los Evangelios. Primero ven la estrella de Belén, luego presencian el paso de los Reyes Magos. El niño intenta robar los presentes que traen los reyes. Descubierto, su minusvalía conmueve a los visitantes y por una razón inexplicable (¡un milagro!) su cojera desaparece cuando se acerca al pesebre. ¿Por qué no alentar las expectativas de cambios tan improbables que deben entenderse como milagros?

tamborileroLos niños capaces de borrar las diferencias entre fantasía y realidad, son los destinatarios más evidentes de los mensajes navideños. Ellos serían más puros y carentes de prejuicios. No es casual que sean también los protagonistas convocados por la industria cultural para demostrar la factibilidad del espíritu de la Navidad, opuesto a la atmósfera de egoísmo y confrontación que durante el resto del año predomina en la sociedad.

El camino que lleva a Belén / baja hasta el valle que la nieve cubrió, / los pastorcillos quieren ver a su Rey / le traen regalos en su humilde zurrón / al Redentor, al Redentor. / Yo quisiera poner a tus pies / algún presente que te agrade, Señor / mas tu ya sabes que soy pobre también / y no poseo más que un viejo tambor / rom pom pom pom, rom pom pom pom. (Catherine Kennicott Davis: El Tamborilero)

La imagen del festivo y ruidoso tamborilero, niño que antes de la aparición de los medios masivos convocaba a los pobladores, con el objeto de difundir alguna noticia de interés para todos, se incorpora al pesebre de Belén durante el Medioevo. Él, como los pastores y los animales domésticos, llegan para agregarle testigos populares a la escena sobrenatural. La canción es reciente. Fue elaborada a mediados del siglo XX, pero  incorporar el personaje a la tradición de los retablos de figuras evocadoras del nacimiento de Jesús, que habría inventado san Francisco de Asis durante el siglo XIX.

El siglo XX ha sido fértil en imaginería navideña, elaborada sistemáticamente por la industria cultural. ¿Cómo desaprovechar, se dicen los expertos en marketing, un tema tranquilizador, que anuncia el cese de los conflictos habituales, y por lo tanto estimula la buena disposición de la gente para el diálogo (de paso, también para el consumo)?

Desfile de Macy´s

Desfile navideño de la tienda Macy´s

En New York, desde hace casi un siglo, los desfiles de la tienda Macy´s son programados para el Día de Acción de Gracias, pocas semanas antes de la Navidad. Empresas como McDonalds y Gimbel´s patrocinan otros desfiles en Pennsylvania y Filadelfia. Las mercancías quedan asociadas a la celebración religiosa, despojada de gran parte de su mensaje original, para que pueda ser aceptada tanto por creyentes como por los no creyentes.

Convocan a cientos de miles de observadores y eventuales consumidores. Incluyen figuras infladas con helio, música estruendosa y conocida, carrozas ornamentadas, atletas, cientos de extras bien entrenados, que lucen ropas vistosas y se mueven de manera coordinada. Los encabezan figuras que nada tienen que ver con el ámbito de la religión cristiana, como el Gato Félix (1927), el Ratón Mickey (1934), la Rana René (1977 y 2002), el Hombre Araña (1987), el Conejo de la Suerte (1989), Bart Simpson (1990) o Bob Esponja (2004). El dibujante Saul Steinberg los representó repetidamente, cuando se estableció en los EEUU, como una de las situaciones más representativas de la sociedad que estaba descubriendo.

Los desfiles son un espectáculo gratuito, que recorre las avenidas de las grandes urbes, para ser disfrutados por centenares de miles de espectadores. Se trata de un espectáculo cuya eficacia ideológica quedó demostrada por los grandes jefes militares del Imperio Romano, cuando regresaban de campañas victoriosas y se dedicaban a comprar la buena voluntad del pueblo romano.

Durante el siglo XX, el desfile triunfal continuó siendo utilizado por regímenes políticos de izquierda y derecha por igual, con el objeto de convencer a las multitudes de que su vida tiene sentido y se encuentra bajo el control de las autoridades que se han impuesto por sí mismas o fueron elegidas por votación universal. Mientras tanto, pueden relajarse, aplaudir y vitorear a los participantes. ¿Qué instrumento más convincente y adecuado para servir a ese proyecto controlador de la sociedad, que la actitud desprejuiciada (mejor aún, desinformada) del niño que mira y aplaude, pero no evalúa ni contextualiza?

Desde mediados de los años ´20, el mensaje de Macy´s ha sido difícil de ignorar: Navidad es época de no pensar demasiado en los traumas del pasado, ni en las amenazas del futuro. En lugar de ponerse a analizar lo sucedido en el año, importa más comprar regalos y engalanarse con ropas nuevas, gracias a las tarjetas de crédito que difieren la parte más dolorosa del rito: el momento de pagar por lo que se adquirió.

En Navidad no hay sitio para pensamientos referidos a la realidad. Las presiones desagradables de todos los días parecen desvanecerse gracias a un acuerdo generalizado en hacer borrón y cuenta nueva. La gente que celebra la llegada del Redentor se compromete como Scrooge a adoptar un estilo de vida libre de mezquindades, moralmente superior, que no ha sido, ni será probablemente nunca el suyo. Para las buenas intenciones siempre hay lugar, porque en el fondo se espera que no cambien nada.

Anuncios

Acerca de oscar garaycochea

Dramaturgo, guionista de cine, libretista de TV, docente especializado en dramaturgia audiovisual, blogger empecinado en aprovechar lo que le queda de vida en comunicarse.
Esta entrada fue publicada en Educación infantil, Marketing y Navidad, Mitos infantiles, Niño Jesús y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s