NUEVOS RITUALES: ASESINANDO AL MAESTRO

Cámara de vigilancia: matanza de Dylan Kelbold

Cámara de vigilancia: matanza de Dylan Kelbold

Un profesor de Buenos Aires es envenenado por una de sus estudiantes de 12 años, que pone una preparación destinada a eliminar cucarachas, en la botella de agua que él tiene en su escritorio, delante de todo el curso, que tal como sucede en los videos de bullying escolar subidos a YouTube, no atina a reaccionar o se limita a ser espectador de un hecho inhabitual, que podría entenderse como broma pesada o desafío a la autoridad, la travesura de alguien que afirma de ese modo su rol de líder del grupo.
No es un hecho aislado, sino parte de una cadena de violencia escolar que no parece ofrecer tregua: una madre de Montevideo sujeta por el pelo a la maestra de su hijo, la tira al suelo, la abofetea, le quita varios dientes, todo por una observación sobre la conducta que ha recibido el niño. Poco antes, tres profesoras fueron agredidas por una patota de estudiantes, padres y amigos, al intentar defender a una estudiante golpeada por el grupo. Una madre y su hijo de Pergamino (Argentina) atacan a un maestro utilizando un palo y un cuchillo.

Juego Internet

Juego de Internet

Un video juego que puede bajarse de Internet, se llama Don´t Whack your Teacher. La traducción española, plantea lo contrario: Golpea a tu Profesor. Si bien se advierte “NI SE OS OCURRA poner en práctica nada de lo que aparece en este juego, es solo un juego, una BROMA, nada más”, promete la satisfacción vicaria (sustitutiva) de los deseos más agresivos: “Un chico bastante violento ha ido al despacho de su profesor, pulsa los objetos que tiene alrededor para ver de cuántas maneras se puede golpear al profesor”.
Puede tratarse de un juego, pero cabe entenderlo también como un entrenamiento imaginario (en un proceso que puede verse como desensibilización) para actuar en el mundo real. ¿No sucede eso con otros juegos inocentes, que aprontan capacidades prácticas de quienes participan en ellos? El maestro suele ser un estorbo. ¿Por qué no eliminar al maestro, si él es el obstáculo más evidente y pesado que un menor de edad encuentra en su búsqueda de diversión?
La violencia no era una situación desconocida en las escuelas, sino un recurso más que la tradición autorizaba para ser empleado por los docentes. En el Reino Unido los castigos físicos fueron erradicados por ley no hace mucho. En los EEUU, las palmetas con las que se golpean las manos o las nalgas de los estudiantes, que en otro momento fueron parte del equipamiento de cualquier docente, pueden ser fabricadas durante las clases de trabajo manual de un colegio.

No hay sitios donde se puedan comprar; en las tiendas no se venden. Por eso nuestros alumnos los hacen con sus propias manos. (Eddie Dixon, Director del Country High School de Bonifay, EEUU)

Bullying

Bullying

Se calcula que hay un cuarto de millón de estudiantes (la mayor parte de ellos niñas afronorteamericanas) que en la actualidad reciben castigos físicos y psicológicos en 19 Estados norteamericanos, por vestir inadecuadamente, mascar chicle o responder de manera evaluada como irrespetuosa. Cachetadas, pellizcos, tirones de pelo, golpes de puntero o regla, son propinados por los maestros, a veces a espaldas de las autoridades escolares, pero también aceptados por el sistema.
¿Se consigue de ese modo desalentar la rebeldía de los menores y generar una buena actitud respecto del aprendizaje, o por lo contrario se estimulan resentimientos capaces de desembocar en mayor violencia de parte de ellos?
En España, durante 2013 y 2014, hubo más de tres mil docentes agredidos por los estudiantes y/o sus familiares. En Chile se denuncian tres o cuatro casos por semana de agresiones a docentes. Una cuarta parte de los profesores de Madrid revelan haber sufrido algún tipo de violencia en su lugar de trabajo. Ellos no son las únicas víctimas. Los estudiantes se agreden unos a otros, dentro y fuera del recinto educativo, a veces con armas blancas que dejan heridos de cierta gravedad.

Estudiante asesinado por maestro en México

Estudiante asesinado por maestro en México

El escenario no cambia y la violencia se manifiesta en todas las direcciones. Un maestro mexicano, delante de testigos, dispara tres veces contra un estudiante que, de acuerdo a su testimonio, habría intentado extorsionarlo y consigue darle muerte.

Vivimos en una sociedad con índices de violencia alto y la escuela no es una isla separada del entorno social y a veces padece de situaciones de vandalismo, de agresión, de robo. Pero la tónica general son comunidades educativas que respetan al maestro y a la institución escuela. (Héctor Florit, Director general del Consejo de Educación de Primaria de Uruguay)

Cuando se informa que en las escuelas públicas uruguayas se está dedicando un presupuesto en seguridad que es cinco veces mayor que el destinado a material educativo, se indica la magnitud de la situación y permite imaginar el deterioro que sufre el aprendizaje. ¿Cómo esperar que los estudiantes respeten a los docentes, o que los docentes trabajen sin tanto estrés, cuando la escuela se ha convertido en un campo de batalla, donde no hay límites para manifestar la hostilidad?
En Argentina, durante el 2014, se ha denunciado un promedio de una agresión diaria a docentes. ¿Qué modelo de comportamiento suministran los agresores al resto de la comunidad educativa?

Los padres solo tienen en cuenta la versión de sus hijos, desautorizan al maestro ante sus hijos. (Fernando Jiménez, Presidente de ANPE-Madrid)

Jóvenes aislados (como Adam Lanza o Seyb.Hui Cho) o en parejas (como la formada por Eric Harris y Dylan Klebold) son responsables de las matanzas de Columbine (1999) donde mueren doce estudiantes y un profesor, la de Virginia Tec. (2007) con 33 víctimas mortales o la de Connecticut (2012) con 28 muertos, entre los cuales cuatro docentes. Ellos entran en comunidades educativas que conocen de sobra, dispuestos a matar no importa a quién, maestros o estudiantes por igual.

Maltrato escolar

Tradicional maltrato escolar

Quieren (probablemente) volverse notorios, utilizando las armas que abundan en sus hogares, mediante la comisión de un acto horrible, inhabitual, espectacular a su modo, que no podrá ser ignorado por los demás, ni tampoco repetido por ellos mismos. Son suicidas que organizan un sangriento ritual que precede a su propia muerte y le otorga el valor de algo memorable. Lo escenifican en la escuela, porque es un lugar donde han sufrido las humillaciones e indiferencia de la comunidad, un par de ofensas que nunca se olvidan.
Desde la Antigüedad nos ha llegado la locución “matar al mensajero”, que alude a la reacción de aquellos que reciben malas noticias y la emprenden contra aquel que se las trajo. Los maestros de hoy no pueden evitar ser portadores de malas nuevas para los padres: los niños que ellos reciben en la escuela, se han vuelto incontrolables por falta de contención en el seno de las familias donde crecieron, por la difusión al parecer indetenible de las drogas que trastornan su capacidad de atención, por la sobreexposición a las redes sociales, etc. También por las enormes falencias del sistema educativo.

Nadie ama al mensajero que trae malas noticias. (Sócrates)

Disimular la gravedad del conflicto en los que se ven involucrados los jóvenes en la actualidad, no es posible, ni aconsejable, porque no siempre se resuelven solos, al crecer. Cuando un conflicto grave queda al descubierto en las escuelas, tanto los estudiantes como sus padres no se sienten demasiado complacidos con la evidencia. Al entregar los jóvenes a una institución, se tiene la impresión de que los padres esperan desligarse de toda responsabilidad sobre la conducta de sus hijos. No parecen dispuestos a encarar el problema y diagnosticar las causas, para resolverlas. Quizás hubieran preferido ignorarlas, en la hipótesis de que tratándose de niños, el tiempo todo lo arregla.
Se afirma habitualmente que los padres proyectan sus propias frustraciones en los docentes y rechazan cualquier crítica que se dirija a sus hijos, como si se tratara de cuestionamientos a sus propios errores de crianza.

Uno, como maestro, recibe agresiones verbales de los estudiantes. Usualmente, cuando conoces al padre o la madre, te das cuenta que son formas de conducta que ellos exhiben. Por lo general, cuando tienes un estudiante agresivo, maleducado, malcriado, el padre suele tener ese comportamiento y es mucho más difícil manejarlo [al estudiante] si no tienes la ayuda del padre. (María Elena Lara, presidente de la Federación de Maestros de Puerto Rico)

Tradicionalmente las clases podían ser rutinarias, aburridas o (en el mejor de los casos) estimulantes, productivas, pero de cualquier modo dependientes de la iniciativa del docente. En la actualidad eso ha cambiado, porque los estudiantes no se resignan a tolerar lo que no les gusta, aquello que requiere demasiado esfuerzo o desde el primer vistazo se les presenta como carente de sentido.
Los estudiantes conflictivos plantean mayores exigencias que las habituales a los docentes, y ellos no siempre se encuentran en capacidad de satisfacerlas. En la clase, reaparecen las carencias que provienen del entorno familiar, y deben coexistir con las de otros estudiantes, en recintos superpoblados. ¿Cómo atender a todos, de acuerdo a sus necesidades? Gran parte del tiempo en que se encuentran en contacto, está marcado por la desconfianza, el rencor y la hostilidad. La reconvención ocupa el lugar que hubiera podido dedicarse al asesoramiento. Por lo tanto, no es raro que el aprendizaje se descuide.

Anuncios

Acerca de oscar garaycochea

Dramaturgo, guionista de cine, libretista de TV, docente especializado en dramaturgia audiovisual, blogger empecinado en aprovechar lo que le queda de vida en comunicarse.
Esta entrada fue publicada en Asesinatos rituales, Educación represiva, Humillaciones en la escuela, Temor a los niños y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s